Directorio de la SAT remueve a Solórzano Foppa | Asociación de Gerentes de Guatemala

Directorio de la SAT remueve a Solórzano Foppa

La Superintendencia logró ingresos fiscales por Q56.1 millardos.

El Directorio de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) anunció la remoción por incumplimiento de la meta de recaudación para 2017, del jefe de dicha dependencia Juan Francisco Solórzano Foppa, en su lugar asume de forma interina Abel Cruz, quien hasta ayer ocupó el cargo de Superintendente de Recaudación.

“La decisión fue de manera unánime”, informó el presidente del Directorio, Julio Héctor Estrada, ministro de Finanzas Públicas, quien aseguró que dicha remoción fue analizada según la Ley para el Fortalecimiento de la Transparencia Fiscal y la Gobernanza de la SAT, Decreto 37-2017 artículo 27.

Basados en el inciso “g” donde se refiere a la causal de remoción por incumplir el Convenio de Cumplimiento de las Metas de Recaudación Tributaria, que incluye metas de recaudación y otras metas de desempeño de la Administración Tributaria.

“La decisión simple y sencillamente está basada en números, no se podía tomar otra decisión, si no nosotros estaríamos incumpliendo la ley. Es la única institución donde hay una meta métrica específica de evaluación de desempeño de la persona que la conduce. Se puede evaluar el cumplimiento cuantitativamente. No hay evaluación subjetiva”, subrayó Estrada.

Por su parte, la directora Liliana Castillo indicó que no existió presión de ningún tipo y que la decisión fue analizada de acuerdo a los parámetros de evaluación del desempeño. “Gracias a Dios nunca he recibido ningún tipo de presión para ejercer mi trabajo”, subrayó.

La recaudación

La SAT logró una recaudación de Q56.1 millardos, pero fue insuficiente para lograr la meta proyectada de Q57.4 millardos. La brecha registrada el año pasado fue de Q1 mil 286 millones.

Abel Cruz, el intendente de Recaudación, horas antes de ser nombrado superintendente interino, presentó ayer al Gabinete Económico el resultado de la recaudación de 2017, en el que explicó que el comportamiento del tipo de cambio, la eliminación del arancel al pollo, el impacto por la caída de la actividad económica y un menor aporte del sector de minas y canteras son los factores que afectaron el recaudo.

El funcionario dijo que al eliminar este impacto, la brecha que estima es de Q167.5 millones, lo que supone una ejecución del 99.7 por ciento de la meta proyectada.

Decisión política

Para el economista Erick Coyoy, la brecha con respecto a la meta es mínima al considerar los factores ajenos a la SAT. Pero es una situación que se pudo anticipar desde agosto pasado cuando se hizo evidente el impacto de los factores como el menor crecimiento económico.

Coyoy dijo que la decisión de un relevo en la SAT no tiene nada que ver con lo técnico o legal, es una decisión política, ya que por ejemplo “no se discute que la banca central tampoco logró la meta de inflación que se estableció”.

A criterio de Abelardo Medina, economista senior del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), la evaluación del superintendente debe incluir otros factores como el servicio y la percepción de riesgo, entre otros.  Medina coincidió en que se anticipaba la brecha en los ingresos debido a que se sobreestimó la meta de las medidas administrativas. “Las metas eran muy optimistas y salvo que se tuvieran programas muy buenos de recaudación era difícil que se lograran”, agregó.

Mejora en aduanas

Los ingresos provenientes del comercio exterior presentaron el año pasado una mejora. Cruz indicó que se tenía una meta de Q16.1 millardos y se alcanzó recaudar Q15.6 millardos. “Esta mejora en las aduanas se va a potenciar este año con la lucha contra el contrabando”, afirmó el funcionario.

Según Medina, el resultado en los ingresos por comercio exterior fueron buenos y el impacto del comportamiento del tipo de cambio afectó las cifras para la SAT.

En el caso de los tributos internos, la SAT proyecto Q41.2 millardos y se lograron ingresos por Q40.5 millardos. Se alcanzó la meta en el Impuesto Sobre la Renta (ISR), pero en el caso del Impuesto al Valor Agregado (IVA) doméstico se tiene una brecha de Q42 millones.

El resultado en el IVA, Cruz lo matizó con una mejor recaudación con respecto a 2016 y que se empieza a cambiar la tendencia en los indicadores del incumplimiento del pago del impuesto.

Otros impuestos específicos que están por debajo de la meta son el de distribución de bebidas, tabaco, petróleo y sus derivados (IDP), circulación de vehículos (ISCV) y de la Primera Matrícula (Iprima).

La SAT reportó que sin las medidas de cobro judicial y administrativo, así como la exoneración de multas e intereses, la brecha podría haber cerrado en Q2.49 millardos, con cifras negativas en el ISR, impuesto de Solidaridad, IVA doméstico y otros específicos.

Para este año, Coyoy indicó que se tiene un vacío con respecto a las metas de recaudación debido a que el Congreso no aprobó el presupuesto enviado por el Ejecutivo y queda vigente el de 2017. La meta será de Q57.4 millardos en lugar de Q63 millardos que se propuso la SAT.

“El Directorio tampoco jugó su papel el año pasado. No se pronunció ni se enfocó en temas estratégicos para mejorar la recaudación y lograr la meta”.

Erick Coyoy, economista.

Fuente: elPeriódico

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
Patrocinadores Institucionales

Top