Empresas podrían alegar nulidad en ajustes de precios de transferencia | Asociación de Gerentes de Guatemala

Empresas podrían alegar nulidad en ajustes de precios de transferencia

El Congreso suspendió la normativa en 2013, por lo que declaraciones recibidas ese año por la SAT no estarían anuentes a fiscalización.

Las empresas que reciban la notificación de un ajuste en sus estudios de Precios de Transferencia (PT) de 2013 podrían alegar a la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) que la norma quedó invalidada ese mismo año por decisión del Congreso, por lo que la auditoría hecha sería nula.

Byron Martínez, socio director de Deloitte Guatemala y El Salvador, explicó que antes de que terminará el periodo fiscal de 2013 el Legislativo emitió un decreto que suspendió la vigencia de la normativa de PT, anulando que la SAT la pudiera aplicar para determinar la renta imponible de empresas multinacionales o contribuyentes.

El consultor tributario señaló durante su participación en una jornada fiscal que ante la medida la posición que puede adoptar una empresa en su defensa es argumentar que la suspensión que se dio el 21 de diciembre de 2013 abole en su totalidad que a ese año se le apliquen las normas de precios de transferencias.

En el Decreto 19-2013 se estableció un tiempo prudente para iniciar la aplicación de la ley y que se retomaría el 1 de enero de 2015. La decisión de los legisladores se basó en que ni los empresarios estaban preparados para cumplir y la SAT no tenía una base de datos para aplicar los precios de  transferencia.

“La única conclusión aceptable es que para ese año no aplicaría exigir las normas de precios de transferencia”, señaló al explicar que la información que dieron las empresas en 2013 serviría únicamente para nutrir la base de datos de la SAT y no para fijar la base imponible y el monto del impuesto a pagar.

Para el consultor la normativa fortalece la posición del fisco guatemalteco para lograr una tributación justa de las compañías multinacionales, pero es peligrosa si se usa con fines de terrorismo fiscal para producir recaudación de impuestos excesivos e injustos a cargo de las empresas.

Aplicación válida

Los ajustes de 2013 son los únicos que, se conoce, ya notificó la SAT, y son los que se tratan de resolver actualmente en litigios administrativos. El ente recaudador solicitó 11 estudios ese año, principalmente a empresas importadores y exportadores de commodities; en seis de los casos realizó un ajuste.

Al ser consultada sobre lo expresado por el consultor, la Superintendencia respondió por medio de su equipo de comunicación que “es fiscalizando el tiempo que estuvo vigente (la norma). La suspensión fue diciembre de 2013”.

En los ajustes que ha notificado defiende que la suspensión es del 21 de diciembre en adelante, por tanto, la normativa si aplica al periodo de 1 de enero al 20 de diciembre del 2013.

Jornada fiscal

La agrupación Fortaleza Profesional realizó una jornada fiscal con expertos de firmas de auditoría. Los gastos deducibles y sus riesgos tributarios, reformas al Código de Trabajo y el control interno por revelación bancaria, fueron los temas tratados.

“La norma es buena, pero peligrosa si se usa con fines de terrorismo fiscal para producir recaudación excesiva e injusta”.

Byron Martínez, consultor tributario.

Fuente: El Periódico

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
Patrocinadores Institucionales

Top