FMI sugiere al país una reforma fiscal de "gran alcance" | Asociación de Gerentes de Guatemala

FMI sugiere al país una reforma fiscal de “gran alcance”

La institución está trabajando con el Minfin para llegar a una recaudación del 15 por ciento en el mediano plazo.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) cree que Guatemala necesita entre otras medidas, una “reforma fiscal de gran alcance” que permita alcanzar en el mediano plazo la meta de ingresos tributarios pactada con el Ministerio de Finanzas (Minfin).

Gerardo Peraza, representante residente del FMI en Centroamérica, reiteró que para llegar al objetivo de ingresos fiscales del 15 por ciento se ha firmado un convenio con el Minfin. Y destacó como los dos ejes clave para lograrlo, las medidas de administración tributaria a través del fortalecimiento de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) y una reforma fiscal de gran alcance.

Claudia García, coordinadora del departamento de investigación y consultoría económica de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asies), coincide en la necesidad de un sistema fiscal reformado, ya que el actual “ya dio lo que tenía que dar”.

En su opinión, sigue habiendo sectores y actividades económicas que aún no pagan lo que deberían, por lo que es importante aumentar la base tributaria y eliminar beneficios fiscales que se dieron hace tiempo y ya no tienen sentido. Pero reconoce que, dado que el gasto público es tan ineficaz e ineficiente, las personas no encuentran el incentivo para pagar, por lo que “imagínese hablar de aumento de impuestos”.

Ese sería el segundo intento de reforma fiscal de la administración dirigida por Jimmy Morales en menos de dos años de gobierno. En su último informe, la calificadora Fitch, señalaba que desde la llegada del mandatario al poder se ralentizó la formulación de políticas. Y recordaba la reforma presentada y retirada el año pasado por falta de apoyo.

En el informe presentado ayer por el Banco Mundial (BM) titulado “Contra viento y marea: Política fiscal en América Latina y el Caribe desde una perspectiva histórica”, estos hacen referencia a que países como Guatemala tuvieron políticas fiscales contracíclicas desde la crisis de 2008, lo que derivó en un aumento del gasto público o de una bajada de impuestos para estimular la economía. Eso tuvo como consecuencia mayores déficits fiscales, pero en un esfuerzo por minimizar la desaceleración.

En ese sentido, Carlos Végh, economista Jefe del BM para América Latina y el Caribe, recomendó a los países ahorrar en el próximo ciclo económico positivo, ya que en un “ambiente externo caracterizado por frecuentes shocks y mucha volatilidad, dicha prudencia les permitirá hacer de la política pública un instrumento que los ayude a superar la próxima desaceleración y conservar las conquistas sociales”.

Crecimiento desigual

El FMI y el BM publicaron ayer sus perspectivas económicas mundiales, donde mantienen un rango moderado de crecimiento para Guatemala, algo superior al tres por ciento.

El FMI revisó a la baja su última proyección para el país, bajando el crecimiento estimado para 2017 del 3.8 al 3.3 por ciento. Por aparte, el BM fue más optimista y subió la perspectiva para el país de 3.2 a 3.6 por ciento. Ambas se encuentran dentro del rango proyectado por el Banco de Guatemala (Banguat), que es de 3.1 a 3.8 por ciento.

Gerardo Peraza comentó que la revisión a la baja se debió a un crecimiento más bajo de lo esperado en 2016, derivado de un impulso menor de las exportaciones y una ejecución de proyectos por debajo de lo presupuestado. Y situó el crecimiento de mediano plazo del país entorno al cuatro por ciento.

Los organismos multilaterales también han insistido en el desempeño fiscal del país que todavía está dentro de los más bajo de la región.

En el caso de Guatemala, las exportaciones nacionales crecieron en los dos primeros meses del año un 9.1 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior. Pero según el nuevo informe del FMI, existen riesgos a la baja intensificados por el giro proteccionista de algunos países que podría hacer estallar una guerra comercial.

En ese sentido, Peraza añadió que Guatemala está expuesta a los cambios en las políticas de comercio de los EE. UU. Por lo que es importante continuar avanzando en la diversificación de los socios comerciales.

Antonio Malouf, presidente la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), dijo que la diversificación que se comenzó hace 20 años continúa. Eso rebajó la dependencia de Estados Unidos que “solo” represente un tercio del total de las ventas al exterior. A eso agregó que se está tratando de crecer a mercados como los de Asia Pacífico, porque tienen un alto poder adquisitivo y pagan mejor por los productos.

Más crecimiento, más recursos fiscales

Gerardo Peraza dijo que un mayor crecimiento traería consigo mayores recursos fiscales que podrían usarse en mejorar la eficiencia y focalización de los programas de asistencia social. Para ello ve necesario estimular el crecimiento promocionando la inversión privada y extranjera, y mejorando la productividad y competitividad del país. Además de fomentar una mejor infraestructura, desarrollo rural, mejora del sistema de justicia y un aumento del gasto público en seguridad, educación, salud y asistencia social.

Se necesitarían acciones en varios frentes para estimular el crecimiento y así reducir las disparidades sociales vigentes, agrega.

“Como argumentamos en 2016, se necesitaría un enfoque multifacético para lograr objetivos más ambiciosos”.

Gerardo Peraza, representante del FMI.

Fuente: El Periódico

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
Patrocinadores Institucionales

Top