"La economía soporta un déficit fiscal de 1.5 por ciento del PIB" Mario García Lara, director ejecutivo de la Fundación 2020 | Asociación de Gerentes de Guatemala

“La economía soporta un déficit fiscal de 1.5 por ciento del PIB” Mario García Lara, director ejecutivo de la Fundación 2020

El director ejecutivo de la Fundación 2020, Mario García Lara, considera que el presupuesto para 2018 no debe ser aprobado con el monto proyectado, ya que afectaría al país en corto y largo plazo.

¿Qué debe hacer el proyecto de presupuesto 2018?

– Lo mejor sería que el Congreso aprobara el presupuesto, pero con un déficit fiscal sustancialmente menor al presentado por el Ejecutivo, sería lo ideal.

¿De cuánto debe ser déficit fiscal?

– Varios expertos y organismos internacionales han dicho que, debido a las dificultades estructurales del Gobierno de hacerse de ingresos, la economía guatemalteca puede soportar un déficit de más o menos 1.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), pero que, en circunstancias extraordinarias, digamos si hay algún programa importante, alguna obra grande o alguna emergencia, entonces puede soportar un dos por ciento.

El mayor aumento del Presupuesto es para el renglón 029 ¿Qué opina sobre esto?

– La verdad es difícil adivinar qué intenciones hay detrás de ese aumento tan grande en la partida 029. Convendría que el Gobierno explique con qué propósito tiene un aumento tan grande en esa partida. Aprovecho para decir algo importante, en los países avanzados las mejores prácticas de aprobación del presupuesto le dan al Congreso la potestad de reducir el monto del techo de déficit, en algunos países de aumentarlo solo si se encuentran las fuentes de financiamiento adecuadas, pero en ningún caso de meterse a mover partidas, eso le toca al Ejecutivo.

¿El problema son las fuentes de financiamiento?

– Para definir un techo presupuestario lo que tiene que ver el Congreso es lo siguiente: ver qué monto de ingresos es razonable, esperar qué va a haber el año entrante y definir que déficit fiscal es adecuado para la estabilidad del país. Si usted suma una cifra de ingresos factibles a obtener el año entrante, más un monto de déficit fiscal sostenible razonable, la suma de esas dos cifras es el techo presupuestario.

¿De cuánto es la deuda manejable?

– Hay una cifra que algunos expertos manejan de cuánto debería ser la deuda como porcentaje de los ingresos del estado, es 250 por ciento. Con ese aumento planteado llegaríamos a 238 por ciento, ahorita creo que estamos entre 220 y 230 por ciento. El problema es que se acercaría a ese límite lo que podría otro asterisco, otra luz amarilla al riesgo país. Que el déficit sea tan alto implica en el largo plazo un deterioro para la atracción de inversión.

¿Cuál de los escenarios es más perjudicial?

– Nosotros hemos mantenido que el menos perjudicial es aprobar el presupuesto como se presenta, pero este año si creemos que está demasiado alto el déficit fiscal. Lo mejor es que no aprueben nada.

¿Qué implicaría que el Congreso no aprobara el presupuesto y que se quedará el actual?

– Allí también hay riesgos. En primer lugar, que se trate de un año totalmente nuevo y que el presupuesto de 2017 no tiene las mismas prioridades de gasto que el planteado para 2018 y por lo tanto muchos rubros de gastos tendrían que ser cambiados, tendrían que haber muchas transferencias presupuestarias de un rubro a otro, porque hay cosas que ya se dieron este año y que no se van a repetir el otro y que tienen partida presupuestaria. Todo eso lo que implica es un gran reto administrativo para el gobierno, que otra vez volvería a haber una muy lenta ejecución en lo que se hacen todas esas transferencias de partida.

¿Cuantos sería lo ideal que se pudiera reducir el presupuesto

– La lógica que siempre señalamos es que para definir un techo presupuestario es ver cuántos son los ingresos razonables y cuánto es un déficit fiscal razonable… el techo hay que reducirlo en unos Q5.5 millardos.

¿Qué reglas han hecho daño al Presupuesto?

– Permitir en el presupuesto anual pagar gastos de funcionamiento con deuda pública, esa es una aberración pública. Hay otro, que se permite asignar o cambiar recursos de grupo cero que son salario a otros grupos de gastos, la verdad que esto es inadecuado porque salarios son salarios y debería saberse cuánto del presupuesto va para ello.

Fuente: El Periódico

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Google+Email this to someone
Patrocinadores Institucionales

Top